Medapharma
Pfeil  

TRATAMIENTO
Cómo evitar los alérgenos
Hiposensibilización
Tratamiento farmacológico
 

Tratamiento farmacológico

Rinitis alérgica o conjuntivitis
Existen varias opciones de tratamiento disponibles para los distintos tipos de rinitis. Los medicamentos más eficaces para ellos dependen de cuáles sean los síntomas predominantes (moqueo u obstrucción nasal) y del grado en que se producen. Las recomendaciones ARIA sugieren que se haga lo siguiente para garantizar la elección de un tratamiento que refleje la gravedad de los síntomas.

El tratamiento con antihistamínicos debe ser la primera opción. Los antihistamínicos de administración tópica, como la azelastina, se pueden usar incluso en el caso de que los síntomas sean leves y a corto plazo. En función de la extensión de la enfermedad, se puede considerar un tratamiento adicional con un colirio o con comprimidos.
Los antihistamínicos que se administran por vía tópica, es decir, aquellos que se aplican directamente en la membrana mucosa nasal o en los ojos, tienen un inicio rápido de la acción y alivian los síntomas (como los estornudos y el picor) con mucha rapidez. El principio activo azelastina es un antihistamínico moderno que pertenece al grupo conocido como antagonistas H1. Presenta la ventaja de actuar rápidamente (en el plazo de 10-15 minutos), lo cual alivia de forma rápida los síntomas con una menor exposición para el organismo.

La ventaja de usar un colirio o un spray en vez de ingerir comprimidos es que la absorción a través de las membranas mucosas de la nariz y a través de los ojos es rápida y produce una menor exposición para el organismo. De esta manera, el fármaco también es capaz de tratar la inflamación en el mismo punto en que se produce. En cambio, la medicación oral se metaboliza por medio de los intestinos y el principio activo tarda mucho más en llegar al punto de actividad.

También se puede hacer frente a los síntomas de la rinitis alérgica usando estabilizadores del mastocito (ácido cromoglícico y nedocromil). Este tipo de fármacos tienen que usarse regularmente para que produzcan un alivio eficaz de los síntomas y el tratamiento tiene que comenzar como mínimo dos semanas antes de la exposición a los alérgenos.

Los preparados de cortisona tienen un efecto antiinflamatorio notable, pero no actúan tan rápido como los antihistamínicos y al contrario que estos últimos, tienen que usarse constantemente para tratar los síntomas. Los corticoides modernos que se aplican por vía tópica en forma de sprays nasales se toleran bien. De acuerdo con las recomendaciones ARIA, su uso está indicado para los síntomas perennes de naturaleza moderada o grave.

Cuando se producen síntomas agudos, el uso complementario de corticosteroides y anthistamínicos modernos con propiedades antiinflamatorias puede ofrecer beneficios adicionales a los pacientes.

Rinitis (vasomotora) no alérgica
Existen varios fármacos disponibles para el tratamiento de la rinitis (vasomotora) no alérgica, como los antihistamínicos o los corticoides. Se ha demostrado que el antihistamínico moderno azelastina (en spray nasal) da lugar a resultados favorables en el tratamiento de la rinitis (vasomotora) no alérgica. En este caso, los pacientes se benefician más de las propiedades antiinflamatorias del fármaco que de sus propiedades antialérgicas, pero evitan al mismo tiempo las desventajas que conllevan los corticoides.